Guía para comprar una furgoneta de segunda mano ¿Por dónde empiezo?

  • Categoría de la entrada:VanLife
  • Autor de la entrada:
En este momento estás viendo Guía para comprar una furgoneta de segunda mano ¿Por dónde empiezo?

Te despiertas cada mañana con la cantinela «quiero comprar una furgoneta de segunda mano», casi como un rezo matutino, pero no sabes por donde empezar y lo vas posponiendo y posponiendo. Pues ha llegado la hora de dar el paso, porque te lo vamos a poner fácil con esta guía para comprar furgonetas de segunda mano que resolverá muchas de tus dudas, además de darte muchos consejos.

Ya sea que estés pensado en comprar una furgo camper o una de reparto para camperizar, o simplemente un vehículo grande para el día a día, has llegado al sitio adecuado. Te proponemos la guía defintiva para comprar una furgoneta de segunda mano, sin sorpresas de última hora.

La cuestión principal que tienes que tener clara antes de lanzarte a comprar una furgoneta de segunda mano, es el uso que le vas a dar. Es crucial que lo pienses bien, porque dependiendo de qué pretendas hacer con ella, deberás buscar el tipo de furgoneta que se adapte a tus necesidades. Por supuesto, el presupuesto del que dispongas también será un factor decisivo en la compra de tu furgoneta.

Seguros Camper

¿Tantos tipos de furgonetas hay? Sí, lo cierto es que hay mucha diversidad y si no entiendes bien para qué sirve cada una de ellas terminarás abrumado. En este otro post te contamos en detalle cuáles son los tipos de furgonetas que existen en el mercado y para qué sirve cada una de ellas, tanto por su tamaño como por su uso. Te recomendamos que lo leas y que luego vuelvas a esta guía de compra de furgonetas de segunda mano.

En resumen, las furgonetas se clasifican bien por tamaño, bien por el uso al que van a ser destinadas, o ambos. Furgonetas pequeñas, medianas o grandes. Furgonetas de reparto, combi o mixtas, furgonetas camper, de pasajeros, pick up, etc.. La lista es larga, además de que es importante conocer las diferentes claves y nomenclaturas de cada uno de ellas, por lo que insistimos en deberías conocer los tipos de furgonetas antes e continuar con esta guía de compra de furgonetas de segunda mano.

Quiero comprar una furgoneta de segunda mano ¿Dónde la compro?

Para comprar una furgoneta de segunda mano tienes varias opciones claras. Las ventajas y desventajas de cada una de las alternativas, junto a la disponibilidad de modelos, serán un factor clave en la compra de tu furgoneta.

Concesionarios o compraventas de vehículos de ocasión

Si acudes a una tienda física en tu zona, ya sea un concesionario o una tienda especializada en vehículos de segunda mano, debes de tener en cuenta que aquí son especialistas en lavados de cara. Esto quiere decir que no puedes llevarte por la primera impresión que te lleves. Aunque la furgoneta la veas flamante y brillante, debes saber que no es oro todo lo que reluce.

Jerba Campervans VW Crafter

Si bien es cierto que un establecimiento de este tipo te dará una garantía más fiable que la de un particular, te aconsejamos que no asumas de entrada que el vehículo está completamente revisado y preparado para circular. Siempre debes hacer que la furgoneta la revise tu taller de confianza.

Compra entre particulares a través de plataformas de online

La opción más común es recurrir a plataformas de segunda mano, estén especializadas en compra-venta de vehículos, o no. Wallapop, coches.net, coches.com o Vibbo son las más habituales. Sin embargo, también es la opción que más riesgo te supondrán a la hora de comprar una furgoneta de segunda mano.

Aquí es necesario, sí o sí, que te apoyes en terceros o en conocidos para asegurarte de que no te estafen. No te preocupes, sigue leyendo y te mostraremos todos los trucos y consejos para que tengas una buena experiencia de compra. Sí, sabemos que esta guía de compra de furgonetas de segunda mano es larga, pero necesaria. Guarda la página en favoritos y consúltala poco a poco, si lo crees necesario.

Importación

Otra opción interesante es la importación de países europeos. Es muy común bajarse furgos de Alemania, dado el gran volumen que existe en el mercado de segunda mano en ese país y los precios bajos que se manejan.

Pero no te confundas, las furgonetas de segunda mano son baratas en Alemania por la sencilla razón de que les hacen muchísimos kilómetros antes de venderlas. Además, las condiciones a las que se ven sometidas en ese país las hacen sufrir una gran desgaste de bajos, corrosión y oxidación, así que mucho ojo en este punto. Recurre siempre a un profesional que revise el estado del vehículo.

Hyundai Staria Lounge Camper de frente

Otro hándicap que deberás de superar es la homologación de algunos componentes. En España, el reglamento de circulación es muy restrictivo y muchas furgonetas importadas de Alemania, u otro país europeo, no consiguen pasar la ITV española y terminan cogiendo polvo en el garaje.

Esta furgoneta me gusta. ¿Y ahora?

Buscar una furgoneta en el mercado de segunda mano, ya sea en concesionarios, compra-ventas o directamente a particulares te llevará algún tiempo. Durante ese tiempo verás muchas opciones que podrán interesarte más o menos. En este punto sólo tendrás que preocuparte de que se adapten tanto a tu presupuesto como a tus necesidades.

Tendrás que pedir fotos, muchas fotos, y desplazarte a ver la furgoneta siempre que sea posible. Esto último, nuestro consejo es que cuanto antes lo hagas, mejor. Es el mayor filtro para desechar lo que no te interese. Si el vendedor está en otra ciudad o en otra comunidad autónoma, quizás te interese solicitar un historial del vehículo, para así poder descartarlo sin necesidad de desplazarte tantos kilómetros.

El precio de una furgoneta de segunda mano

Vale, vas a ver una furgoneta y crees que se adapta a lo que estás buscando. ¿Cómo saber que el precio que piden por ella es razonable? Una opción que usamos nosotros mucho es recurrir a un tasador online gratuito. El que más nos gusta es compramostucoche.es. Aunque hay muchos por el estilo, este en particular también lo puedes aprovechar para vender tu coche sin complicaciones, ya que te lo tasan y te lo compran sobre la marcha.

Como decía, tasan sin coste cualquier vehículo que les envíes, no hace falta que sea tuyo. Pero ojo, la tasación que vas a recibir es la de un compra-venta, por lo que seguramente el precio será inferior a lo que te estén pidiendo por la furgoneta. Si al precio de tasación le sumas un 20%, tendrás un buen precio de partida para empezar a negociar.

Estado de la furgoneta de segunda mano

Estrechamente ligado a su valor de mercado, es el estado en el que se encuentre la furgoneta. De hecho, es la principal baza que tienes para negociar el precio, de tener que hacerlo. Muy importantes los kilómetros y la antigüedad, teniendo en cuenta que este tipo de vehículos estás preparados para eso, por lo que 300.000 km para una furgoneta de reparto no son tantos como lo son para un turismo. Eso sí, a no ser que seas muy manitas o tengas algún antojo especial, intenta buscar furgonetas que no sean clásicas o demasiado antiguas y te evitarás futuros dolores de cabeza. 

Se puede dormir en una autocaravana en la calle

Llegados a este punto verás en muchas webs y blogs los puntos clave que necesitas revisar antes de comprar un vehículo. Que si óxido en los bajos, que si el ruido del motor, que si el color del anticongelante… Nosotros preferimos no hacerlo. Sinceramente, si necesitas que alguien te cuente todos estos trucos, por muy ciertos que sean, estamos convencidos que lo mejor que puedes hacer es llevar la furgoneta a tu taller de confianza. El dinero gastado en la revisión será una de las mejores inversiones que puedas hacer.

Cómo evitar estafas al comprar una furgoneta de segunda mano

Las estafas y los timos están a la orden del día en el sector de la venta de vehículos de segunda mano. No serás el primero ni el último al que intentan estafar al comprar tu furgoneta. Y aquí, como en todo, lo mejor es recurrir al sentido común. 

Huye de las furgonetas sospechosamente baratas. Nadie regala nada. Si el precio es demasiado bajo para ser cierto, créeme que no lo es. Igualmente ponte alerta desde que el vendedor te pida dinero por adelantado antes de verla, aunque te cuente historias de que la tiene en Reino Unido y un tío suyo irá a recogerla y bla bla bla. Es un timo, no lo dudes.

De igual modo, si la cosa no está del todo clara y tienes dudas de si estarán estafando, puedes recurrir a consultar el historial del vehículo, algo que despejará muchas de esas dudas. Un informe básico, también llamado Certificado de Titularidad y Cargas, lo puedes pedir, previo pago de las correspondientes tasas, en la propia DGT. Si tienes certificado digital o DNI electrónico lo puedes solicitar online desde este enlace.

Cómo financiar la compra de una furgoneta de segunda mano

No es lo mismo «Quiero comprar una furgoneta de segunda mano», que «tengo dinero para comprar una furgoneta de segunda mano». Si tienes el dinero ahorrado, o si vas a vender tu vehículo anterior, no tendrás problema. Pero si no es el caso, puede que necesites financiarla. Cuando compras un vehículo nuevo en un concesionario la propia financiera de la marca suele resolver la papeleta, aunque, todo hay que decirlo, no siempre con las mejores condiciones. Al comprar un vehículo usado, tienes que recurrir a otras opciones.

Lo mejor, sin duda, es acudir a tu banco si tienes domiciliada una nómina o tienes ingresos de algún tipo en la cuenta. Seguramente son los que mejores condiciones te terminen dando. Eso sí, no aceptes el préstamo personal instantáneo que te ofrece la app del banco. Vete a la oficina o llama a tu gestor para que puedas negociar las condiciones.

Si no tienes opción de solicitar un préstamo en tu banco, tendrás que recurrir a alguna de las innumerables financieras que estarán entandadas de prestarte el dinero a cambio de unas condiciones descabelladas. Y además, te pedirán que el préstamo lo avale un familiar, lo que significa que, si por alguna razón no puedes hacer frente al pago de las cuotas, será tu familiar quien tenga que pagarlas. Si vas a recurrir a estos prestamistas, al menos hazlo a través Finzmo, donde podrás comparar condiciones.

Si el TAE, el TIN y el Euribor te suenan a chino, haz lo siguiente: multiplica la cuota por el número de meses que dura el préstamo. Esa será la cantidad final que pagarás por tu furgoneta de ocasión. Si restas esa cantidad al importe que estás financiando y el resultado lo divides por ese mismo importe, tendrás el porcentaje exacto de interés que vas a pagar (quitándole el cero que va antes de la coma).

Por último, para saltarte el tema del aval y que no tengas que poner a nadie en esa tesitura, puede que te convenga echar un vistazo a lo que ofrece Ibancar, una financiera donde el aval será tu propia furgoneta. Échale un vistazo y haz números, ya que creemos que puede ser la mejor opción si tu banco no te da el préstamo. 

Quiero comprar una furgoneta de segunda mano. El papeleo

En cuanto al papeleo que necesitas hacer para comprar una furgoneta de ocasión, estás de suerte, ya que normalmente del cambio de titularidad se encarga el vendedor. De hecho, muchas veces está incluso incluido en el precio. Asegúrate de negociar eso antes de comprarla. También es importante que te asegures de que lo haga, es decir, nunca pagues sin haber recibido antes, o en el momento, los papeles provisionales de traspaso a tu nombre y el justificante de la solicitud del nuevo permiso de circulación.

Todos los trámites para el cambio de titularidad y la emisión del nuevo permiso de circulación se pueden hacer desde la sede electrónica de la DGT, pero aconsejamos que se negocie con el vendedor que sea él quién pague y tramite el traspaso, de no incluirlo ya previamente en el precio. 

Busca un buen seguro

Ya sabes que ningún vehículo puede, no sólo circular, ni siquiera estar aparcado en la vía pública sin estar asegurado. Debes asegurarte de contratar un seguro para tu nueva furgoneta. Si estás acostumbrado a seguros normales de coche, prepárate para un sustito porque dependiendo de la clasificación, si es N1 furgón o M1 turismo, los precios de los seguros varían muchísimo. También el uso para el que va a estar destinado y el conductor condicionan la prima a pagar. Uno de los más baratos son Línea Directa, aunque las posibilidades son muchas.

Renault Trafic Camper

Eso sí, si lo que vas a asegurar es una furgoneta camperizada, tendrás que tener en cuenta el contratar un seguro camper, ya que no te valdrá con un básico con daño a terceros y lunas. Si te vas a comprar una camper, la póliza tiene que contar con protección para los muebles y revestimientos añadidos en la camperización. Es muy importante, también, tener en cuenta posibles coberturas adicionales que cubran los accesorios que viajen contigo, sobre todo si son artículos de valor.

Guía para comprar furgonetas de segunda mano: Conclusiones

Por si esta guía para comprar una furgoneta de segunda mano te parece algo larga, que lo es, te dejamos un resumen con los principales consejos que te hemos ido dando a lo largo de todo el post.

  1. Decide el tipo de furgoneta que quieres y su tamaño.
  2. Haz una búsqueda física y/u online.
  3. Ve a ver físicamente la furgoneta cuanto antes.
  4. Consigue una tasación gratuita.
  5. Haz que un mecánico revise la furgoneta.
  6. Pide el historial del vehículo si es necesario.
  7. Busca financiación si no tienes el dinero.
  8. Asegúrate que el vendedor se encarga del papeleo.
  9. Busca un buen seguro.
  10. ¡Disfruta de tu nueva furgo!.

¡Esto te interesa!

Deja una respuesta